Las Finanzas Sostenibles a partir de 2020

1 de enero’2020. Conocer qué son las finanzas sostenibles, cómo están transformando la gestión de las empresas y de la sociedad, así como los retos que suponen para los supervisores y los reguladores es un reto imprescindible hoy en día.

¿Qué son? ¿Qué sabes sobre ellas?

Siguiendo el concepto acuñado por la Comisión Europea, las finanzas sostenibles se refieren a “la financiación para realizar inversiones teniendo en cuenta cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno”.

Se habla también de financiación verde y social, lo que alude a aquellos productos o servicios financieros orientados a facilitar la financiación de proyectos empresariales dedicados a combatir el cambio climático con una mejor gestión de los recursos naturales y a fomentar modelos económicos acordes con los derechos humanos y la justicia, en definitiva, con un desarrollo sostenible.

Entre los objetivos principales de este tipo de financiación figuran los siguientes:

  • la disminución de las presiones medioambientales,
  • la reducción de los gases de efecto invernadero y contaminantes
  • y la optimización de la gestión de residuos y en general la mejora de la eficiencia en el uso de recursos naturales

A su vez, puede considerarse parte de las finanzas sostenibles la sensibilización y transparencia en términos de:

  • riesgos de sostenibilidad en el propio sistema financiero
  • y uso de la red de supervisores y de bancos centrales para la gestión de políticas de buen gobierno

La financiación sostenible tiene como base la consideración de aspectos medioambientales y sociales en las decisiones empresariales estratégicas a largo plazo. Los aspectos medioambientales guardan relación con la adaptación y mitigación al cambio climático y la protección del medio ambiente. Las cuestiones sociales están relacionadas con la desigualdad y la inversión en capital humano.

DESARROLLO SOSTENIBLE EMPRESARIAL

El desarrollo sostenible es “aquel que satisface las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades” (informe titulado «Nuestro futuro común» de 1987, Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo).

Implantarlo dentro de los sistemas de financiación permite direccionar los capitales y el crecimiento económico hacia un tipo de desarrollo de carácter sostenible y que atienda a criterios ambientales y sociales, además de económicos.

El modelo de actuación empresarial acorde con el desarrollo sostenible se conoce como de Triple Balance (Triple Bottom Line), lo que hace referencia a las tres dimensiones de actuación de una empresa de carácter sostenible, ambiental, social y económico, integradas de manera unificada en un solo proyecto o modelo de negocio.

Los parámetros para identificar una empresa como sostenible están basados en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

TIPOLOGÍAS DE FINANZAS SOSTENIBLES

Las finanzas sostenibles son aquellas que condicionan el crecimiento económico hacia un desarrollo más humano y equilibrado.

Existen 3 tipologías dentro de las finanzas sostenibles:

  • Inversión Socialmente Responsable (ISR): inversiones que incluyen criterios medioambientales, sociales y de gobernanza a parte de los estrictamente económicos (riesgo, rentabilidad y liquidez). También se incluyen las inversiones de impacto, cuya finalidad es generar impacto social, medioambiental y retorno financiero.
  • Banca ética: aquella banca que desarrolla su actividad siguiendo desde un principio los criterios de transparencia, democracia y sostenibilidad junto a los financieros de la banca clásica.
  • Microfinanzas: facilita servicios financieros básicos a colectivos en riesgo de exclusión financiera (cuentas corrientes, tarjetas de débito, préstamos…). El objetivo es incluir a dichos colectivos en los aspectos financieros.

A su vez, las finanzas sostenibles permiten el uso de distintos productos de financiación que fomentan el desarrollo sostenible:

  • Fondos de pensión y de inversión: instrumentos de inversión y ahorro compuestos por el patrimonio de un grupo de inversores particulares y cuya gestión recae sobre una entidad gestora.
  • Bonos verdes y sociales: emisiones de deuda pública o privada centradas en la financiación de proyectos destinados a un impacto ambiental o social positivo.
  • Capital de riesgo social: inversiones con criterios de sostenibilidad hacia empresas no cotizadas.
  • Microcréditos: pequeños créditos para el emprendimiento o desarrollo de negocios con dificultad para acceder a financiación, cuyo objetivo es fomentar el autoempleo a nivel social.

LA CNMV Y LAS FINANZAS SOSTENIBLES

La CNMV está muy activa y comprometida con las finanzas sostenibles y en general con la sostenibilidad, fenómeno que cada vez interesa más a los inversores y que interpela a todas las empresas emisoras de valores. Los inversores demandan crecientemente información fiable sobre aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza.

La CNMV debe velar por que puedan acceder a ella y por qué sea clara, suficiente y de calidad. Y en general debe supervisar que empresas, asesores y entidades financieras cumplen las disposiciones, ya numerosas, en la materia.

El concepto Finanzas Sostenibles ha llegado para quedarse. Es el fenómeno que está suponiendo una importante transformación en el modo de enfocar las finanzas de cara a esta nueva década que hoy, 1 de enero, ha comenzado.

Para el mejor asesoramiento profesional, ELYA NOVA pone a su disposición los profesionales y los contenidos de la más relevante actualidad. También AQUÍ

Otras noticias de interés ☼ ◄ Más actualidad